Notice

This multimedia story format uses video and audio footage. Please make sure your speakers are turned on.

Use the mouse wheel or the arrow keys on your keyboard to navigate between pages.

Swipe to navigate between pages.

Let's go

Viaje a las profundidades

Logo http://multimedia.dw.com/viaje-a-las-profundidades



Goto first page

Fullscreen

El viento susurra al invierno que se asoma, mientras arranca una hermosa hoja roja de una rama. La hoja cae a los pies del árbol, que una vez la creó y alimentó. Puede parecer basura, pisoteada y olvidada, pero nada más lejos. Incluso inerte, la hoja es parte de la riqueza de la naturaleza y a medida que lentamente es absorbida por el suelo, se reúne con una serie de criaturas para las cuales la luz del día sigue siendo una rareza, a menudo inalcanzable.

Close
Goto first page

Fullscreen

Todo comienza con los hongos. Estos desapercibidos héroes de la naturaleza están por todas partes y juegan un papel crucial en la descomposición de la materia orgánica. El Crucibulum laeve, por ejemplo, también conocido como "Crucibulo común" u “hongo nido”, es una de entre muchas especies y una obra maestra de la naturaleza.

Cuando una gota de lluvia cae en la copa del hongo nido, las esporas de su interior son expulsadas hacia arriba, partiéndose la delgada cinta que las une.

Para una pequeña espora el corto vuelo finaliza posándose sobre una hermosa hoja roja pisoteada al pie del inmenso árbol, del que cayó. El joven hongo se fija a su nuevo huésped.

Si se fija correctamente, el Crucibulum laeve segrega enzimas que descomponen la hoja en fragmentos lo suficientemente pequeños como para hundirse en la tierra. Una vez allí, se embarcan en viajes muy diferentes en función de lo que se encuentren por el camino.

Close
Goto first page

Play audio


 










¿Quién ha hecho los cuarenta agujeros en mi césped?
Al principio, sospeché del topo.
Pero los montículos de tierra y agujeros habían sido construidos de manera diferente.
El topillo me ha fastidiado el jardín.

Goto first page

Fullscreen

Los trozos más grandes de la hoja viajan tierra adentro hasta dar con un pequeño roedor de color gris-marrón, que busca comida entre la maleza. De pronto, detecta el sigiloso acercamiento de un depredador.

El joven topillo mordisquea con rapidez un pedazo de la hoja roja, que tiene a sus pies, y huye a esconderse a la seguridad de su madriguera, que está a solo 24 centímetros bajo tierra.

A pesar de que se aleja con rapidez, su velocidad, de casi 10 kilómetros por hora, no es suficiente para escapar del zorro, que da palos de ciego e introduce su nariz en el refugio.

El topillo tiene 40 días de vida, todo un logro para una especie en la que el 90% muere durante la primera semana. Por ello, decidido a alcanzar su esperanza de vida máxima de seis meses, el pequeño roedor corre con el corazón latiendo y se adentra en las profundidades de la red de túneles, que ha excavado la colonia de 300 ratones a la que pertenece. Afortunadamente, ha conseguido escapar del zorro.

El trozo de hoja roja, sin embargo, se desliza una vez más y se queda por el camino, sujeto a un destino incierto.

Close
Goto first page
Video













Pero el destino se asoma rápidamente. El pedazo de hoja es arrastrado más profundamente en la oscuridad, sobre la nariz de una criatura marrón y aterciopelada, que se agarra a la tierra.

Goto first page

Fullscreen

Los topos pasan la mayor parte de sus tres años de vida bajo tierra, excavando túneles de hasta 40 centímetros de profundidad. Por ello, pocas personas llegan a ver uno. Pero lo que sí es común observar son los montículos de tierra, que van dejando estos mamíferos a su paso. Y hablando de visión, los topos también tienen ojos, pero al igual que sus orejas son muy pequeños y, a menudo están cubiertos por piel o pellejo, lo que los hace casi inútiles.

Investigadores en Aberdeen han demostrado recientemente que estos excelentes excavadores dependen de su sentido del tacto y de la nariz para navegar en la oscuridad de su hábitat y poder sobrevivir. No obstante, su época de apareamiento tiene lugar en la primavera, influida por los cambios en las condiciones luminosas. Todo ello, si alguna vez tienen la suerte de vivir tanto tiempo, claro...

Close
Goto first page

Play audio












"Necesito que todo el mundo piense que soy el mejor. Y si no están completamente deslumbrados y un poco intimidados por mí, no me siento bien conmigo mismo"
– El Superzorro o El fantástico Sr. Zorro, obra infantil del escritor Roal Dahl (Fantastic Mr. Fox, en el título original)

Goto first page

Fullscreen

Fue inmortalizado como héroe clandestino por Roald Dahl: el zorro, tan hermoso como la hoja roja posada sobre la nariz del topo. Sin embargo, no siempre tiene la buena fortuna de vivir bajo tres granjas avícolas y en su lugar tiene que conformarse con un topo como cena, al igual que esta vez.

Los zorros, capaces de burlar a los malvados granjeros de Dahl, son excavadoras realmente impresionantes. No obstante, generalmente solo excavan túneles a una profundidad de alrededor de 1,2 metros y habitan madrigueras abandonadas por otros animales. Algunos lo consideran por ello perezoso, otros, sin embargo, astuto. Quizá sea ambas cosas.

La cena de esta noche no ha sido difícil de atrapar y ahora cuelga sin fuerzas entre los dientes del zorro, que se arrastra de nuevo a su guarida. Entretanto, la hoja se encuentra a un metro bajo el suelo y ya no es tan roja como al comienzo de su viaje tierra adentro.

Close
Goto first page












Los caminos del topo y del zorro se han cruzado, mientras que la hoja ha llegado a su descanso. Pero solo por un momento, ya que poco después continúa su aventura: esta vez acompañada por dos ratas topo desnudas, que andan en busca de tubérculos. Estas excelentes excavadoras, de extraño aspecto, son los únicos mamíferos conocidos que tienen una reina, al igual que las abejas, que sirve al resto de la colonia. Es una especie excepcionalmente resistente a enfermedades cancerosas y puede vivir hasta 31 años de edad – más que cualquier otro roedor.

Goto first page

Play audio












"Las cigarras van a la muerte

y su canto
nada nos dice", Matsuo Bashō.













Goto first page

Fullscreen

Las cigarras son principalmente conocidas por su canto, que resuena con las altas temperaturas del verano. Por ello, es difícil imaginar a estos insectos ocultos en silencio en las frías profundidades, de hasta 2,5 metros bajo tierra, sobre fragmentos de hojas rojas. No obstante, ahí es donde pasan la mayor parte de su vida. Una vez que eclosionan los huevos, colocados en las rendijas de la cortezas de los árboles, las ninfas caen al suelo y penetran en la tierra en busca de la savia de las raíces con la que se van a alimentar durante los próximos dos a 17 años de edad – dependiendo de la cigarra.

Después de ese período dejan su madriguera y suben al árbol más cercano, donde sufren una muda, transformándose en adultos con alas y genitales desarrollados listos para el apareamiento. Ahora comienza la ópera. El macho canta para seducir a la hembra y morir dramáticamente poco después de la consumación. La hembra, a su vez, pone y reparte sus huevos en cuarenta árboles diferentes para morir también poco después.

Close
Goto first page

Fullscreen

Bajo tierra, las cigarras se alimentan de la savia de las raíces de los árboles, que una vez dieron lugar a nuestra hoja roja.

Pero las raíces no solo alimentan a estos increíbles insectos. De hecho, sin sus complejas redes de tentáculos subterráneos nuestra propia supervivencia sería improbable.

Y es que las raíces representan las arterias con las que las plantas absorben los nutrientes. Asimismo, segregan sustancias que no solo favorecen este proceso, sino que también influyen en los microorganismos del suelo y protegen contra enfermedades.

Teniendo en cuenta que una sola cucharada de tierra vegetal contiene entre 100 millones y 1000 millones de bacterias, las plantas requieren una constitución sólida.

¿Pero cómo se construye exactamente la arquitectura de las raíces? Depende del espacio disponible, así como del nivel de compactación de la tierra, del agua y del oxígeno. Cuando se cumplen todas estas condiciones, las raíces pueden crecer hasta una profundidad increíble. Las más profundas jamás registradas alcanzaron los 120 metros de profundidad, y pertenecían a una higuera silvestre en Sudáfrica.

Close
Goto first page












"No todo lo que es oro reluce,

ni toda la gente errante anda perdida;
a las raíces profundas no llega la escarcha,
el guerrero vigoroso no se marchita", J.R.R. Tolkien

Goto first page

Fullscreen

Si hay una criatura que realmente contribuye a la calidad del suelo, es la humilde lombriz de tierra, inmortalizada en la literatura infantil de Richard Scarry. Tal vez sea otra historia, pero el nombre es apropiado porque la lombriz – de las cuales hay más de 2.000 especies – es todo menos humilde.

Y de alguna manera cósmica. Sin pulmones ni órganos respiratorios respira a través de su piel, que también segrega un líquido, que facilita la locomoción del gusano a través del suelo. A medida que se desliza a profundidades de hasta ocho metros en la tierra, crea pasillos, afloja el suelo y estimula la circulación del aire.

Gracias a este movimiento, junto con el papel que desempeña en la descomposición de materia orgánica, como los restos de nuestra hoja roja, Charles Darwin la describió una vez como el arado de la naturaleza. Y si en su camino no se cruza con ningún topo, o pala errante de jardín, puede llegar a tener una esperanza de vida media de entre seis y ocho años.

Close
Goto first page













"Los gusanos son los intestinos de la tierra"
, Aristóteles.

Goto first page















La lombriz de tierra no debe ser confundida con la serpiente ciega, que es similar en forma y color. El reptil ciego, sin embargo, a diferencia de la lombriz, tiene un cráneo sólido, que utiliza para excavar hasta 20 metros de profundidad en el suelo. En esta tierra se encuentra nuestra hoja de color rojo, que ya no es roja desde hace tiempo, y que ha sido totalmente absorbida para proporcionar nutrientes al árbol, que una vez la creó.

Goto first page
Scroll down to continue
Swipe to continue